Mi estancia en New York City en Septiembre de 1998 entre los días 7 y 14, fue verdaderamente muy satisfactoria. Jamás pude imaginar la limpieza de ambiente del aire que se respira; se imagina el visitante antes de llegar a la ciudad, que el aire pudiera estar muy enrarecido; nada mas incierto, además, jamás he visto un cielo mas azul que el de New York City.

 

         Pica AQUÍ para ir a la galería de fotos.

Hay un inconveniente bastante notable, en cuanto a las comidas se refiere, y es que, aunque al principio te parece todo muy bonito, en los restaurantes de comida rápida, restaurantes de los chinos, y de todo tipo, al final te das cuenta que es todo comida recalentada y bazofia pura. A no ser que comas en buenos restaurantes de hoteles caros, acabas con las comidas hasta las narices. Menos mal que existen por todas partes tiendas con un surtido de fruta fresca que verdaderamente merece la pena probarla.

Con el idioma no hay problema, por todas partes y en cualquier momento puedes encontrar personas que te pueden atender en castellano. Y con las calles, ya sabes, están numeradas, lo mismo que las avenidas, y por lo tanto sabes que la calle 42 está tres calles mas al sur que la 45. Las avenidas discurren de Sur a Norte en el sentido de la numeración de los edificios, y las calles de Oeste a Este, también en el sentido de los números de los edificios. En resumen, las calles van a lo ancho de la isla de Manhattan ( la gran manzana ) y las avenidas a lo largo. Hay que tener en cuenta que algunas avenidas tienen nombre propio y no número.

Te recomiendo que antes de visitar Nueva York, y sobre todo si no lo has visitado nunca, te proveas de una buena guía de la ciudad. Cómprala  antes del viaje, y procura leértela bien y hazlo con algún tiempo de adelanto al viaje. Yo te recomendaría la que compré que es la: GUIA VISUAL de PEUGEOT de NUEVA YORK.